lunes, 11 de junio de 2007

SOCIOLOGÍA Y DERECHOS HUMANOS

Esta es una descripción de los tres libros sobre Derechos humanos escritos por Judith Blau y Alberto Moncada y editados por Rowman & Littlefield. El tema que unifica la trilogía es que la ciudadanía mundial se está uniendo en solidaridad contra la globalización neoliberal y está creando procesos y estructuras de transformación. El primer libro es un ataque contra el hipercapitalismo y la democracia pasiva. El segundo es un análisis de las Constituciones que muestra lo anticuada que resulta la Constitución norteamericana y el tercero resume la posición de varios filósofos en el intento de una propuesta de conceptualización de la libertad como responsabilidad y no como la simple búsqueda del interés propio.

1. DERECHOS HUMANOS: MAS ALLÁ DE LA VISIÓN LIBERAL (2005)

Existe un creciente reconocimiento mundial de que los derechos humanos fundamentales están en peligro en una economía global dirigida por las empresas multinacionales, los inversores y los bancos. La desigual competencia y una insaciable avaricia han intensificado la pobreza y las desigualdades, fomentado la emigración y acelerado la destrucción del medio ambiente. El destino de todos los países es único y aunque los Estados Unidos son el primer protagonista de la nueva economía, los norteamericanos han experimentado una desigualdad creciente y un declive continuado en las últimas décadas. Blau y Moncada nos muestran los derechos humanos fundamentales a los que toda persona tiene derecho y el importante papel de las naciones en reconocerlos y protegerlos. Los norteamericanos encuentran algo difícil aceptar esa premisa básica porque el liberalismo, como un principio social, económico y político, no la acepta. El liberalismo americano resalta la autonomía individual, la iniciativa privada y promueve la idea de que la gente no tiene un derecho a la seguridad vital. La teoría de los derechos humanos, en contraste con el principio liberal, subraya que todas las personas tienen derechos inalienables, incluyendo el derecho al trabajo, a la vivienda, a la seguridad social, a la educación y a la identidad cultural, racial o étnica. Dadas las condiciones de una economía global turbulenta, los derechos humanos necesitan ser más urgentemente defendidos.

Los autores estudian el capitalismo global así como el papel de los medios globales de comunicación y las problemáticas relaciones entre Estado y sociedad en América. En el capítulo final, se estudian las varias formas de movimientos transformadores que postulan un mundo más equitativo.


2. JUSTICIA EN LOS ESTADOS UNIDOS: LOS DERECHOS HUMANOS EN LA CONSTITUCIÓN NORTEAMERICANA (2006)

El Bill of Rights de la Constitución norteamericana clarifica explícitamente los derechos políticos y civiles de las personas y, gracias a una interpretación judicial, también de las empresas. Sin embargo, en el siglo XX, después de la segunda Guerra mundial, la mayoría de los líderes mundiales llegaron a la conclusión de que los derechos civiles y políticos no eran suficientes y habían de ser complementados con derechos adicionales que protegieran a los ciudadanos y crearan sociedades más robustas. Al final del siglo, la mayoría de los países habían añadido a sus constituciones más derechos, especialmente en el ámbito de la seguridad social, la atención sanitaria, la vivienda, el empleo y los derechos de las minorías, las mujeres, la cultura y el lenguaje propios y a la protección del medio ambiente. Ello constituyó una verdadera revolución constitucional a nivel mundial que ha sido prácticamente ignorada en los Estados Unidos

En este volumen, los autores comparan los preceptos constitucionales de diferentes países y resumen algunos de las declaraciones y tratados más importantes de las Naciones Unidas. Para fomentar que los ciudadanos americanos piensen críticamente sobre su Constitución a la luz de las de otros Estados, los autores hacen una propuesta de nueva Constitución americana. Por supuesto, la revisión de la Constitución debe ser un proceso democrático y los autores tratan de sugerir como debiera empezar tal proceso

3. Libertades y responsabilidades: en busca de los derechos humanos (2007)

Mucho se ha escrito sobre las diferencias globales en riqueza y recursos, sobre como el capitalismo global ha afectado negativamente a las poblaciones y al medio ambiente y de los peligros que un orden mundial unipolar ofrece para la paz y el pluralismo. Después de resumir los datos al respecto, los autores desarrollan dos temas principales: el primero, el crecimiento de los movimientos populares que se enfrentan al capitalismo global y al imperialismo y el segundo, la toma de conciencia a nivel global de las interdependencias y solidaridades al respecto. Los autores subrayan el nacimiento de lo que el filósofo Peter Singer llama “ética global” y como esta ética está relacionada estrechamente con la revolución de los derechos humanos. Se comparan la tesis liberal, occidental de la libertad con las concepciones de la libertad de Jean-Paul Sartre y Amartya Sen, y se inspiran en la obra de Hannah Arendt “La condición humana” para clarificar cómo la libertad tiene dimensiones individuales y colectivas

En base a ese fundamento se examinan los siguientes temas: derechos humanos positivos, bienes comunes, cosmopolitismo, pluralismo social y cultural y se ofrecen alternativas al capitalismo y a la democracia liberal. Los autores siguen la tradición crítica de las ciencias sociales pero van más allá, a estimular a los lectores a comprometerse en proyectos de emancipación y pensamiento utópico. La ciudadanía mundial se enfrente con muchas perspectivas terribles como para dejar de hacerlo.

5 comentarios:

amoncada dijo...

La conexion entre Sociología y Derechos humanos es fruto de nuestra reflexión en ssf y ahora se empieza a reconocer en diversos ámbitos

Anónimo dijo...

LA TIRANIA DE “LA MARUJA”


Cuando oímos noticias relacionadas con la ablación que sufren las niñas en algunos países de lo que aquí en occidente consideramos el tercer mundo, ponemos el grito en el cielo por considerar una aberración que a la mujer se la prive de su derecho a la libertad de disfrutar de su sexualidad y de las condiciones infrahumanas en que se practica dicho método. Ante semejante situación Occidente asume la obligación de organizar y llevar a cabo campañas de educación especialmente dirigidas a las mujeres, ya que ellas son las guardianas y las que se encargan de poner en practica esas antiguas tradiciones familiares.
Por consiguiente, las mujeres occidentales nos podemos considerar en cierto modo afortunadas por no ser castradas sexualmente, y digo en cierto modo porque aquí en occidente las mujeres sufren otro tipo de castración, la castración intelectual.
Como estudiante de Física de la Universidad de Zaragoza es bastante frustrante comprobar como una mujer que se plantea como reto superar las dificultades académicas que se proponen en clase no tienen ningún valor si previamente no recurre a ciertos trucos vulgares que por tradición siempre se han practicado.
No trato de juzgar la moral de nadie, pero creo que por no seguir “la tradición” no debería ser sometida a opiniones subjetivas y ser blanco de molestas impertinencias.
Las relaciones de las personas se basan en el respeto mutuo, el respeto a las diferencias que las distingue aunque sean contrarias a tu modo de ver las cosas. Creo que pertenecer a un grupo en el haya personas diferentes no solo es enriquecedor por las aportaciones que puedan hacer sino porque al ver nuevas ideas puedes obtener una mejor y renovada proyección social que la que se puede obtener de “la tiranía de las tradiciones”.


María José González Sofin

amoncada dijo...

los derechos humanos están por encima de las tradiciones
Si no fuera así no habría progreso moral

amoncada dijo...

Puedes explicar mejor, María Jesús, la casdrración intelectual?

Anónimo dijo...

sisífo.- los derechos hmanos encel mndo están sufriendo un retroceso. por el factor economico.- Ante el fantasma del terrorrismo que recore el mundo, el verdadero germen de la vilencia esa en la desigualdad, economica, social cultural de hombre, amen de otros demoninios como el del narcotrefico, etcc..